Theia: la diosa griega de la luz

Theia, a veces escrito Thea, es una de las Titanides griegas. Theia es una de las doce generaciones de dioses más antiguos conocidos como los Titanes que se encuentran en la mitología griega. Los Titanes nacieron de los dioses primordiales, personas poderosas que gobernaron mucho antes de los Juegos Olímpicos.

Theia es hija de la diosa de la tierra Gaia y del dios del cielo Urano, al igual que sus once hermanos. Theia, cuyo nombre se traduce literalmente como diosa o divina, es la diosa griega de la luz y la visión.

Theia también se conoce como Euryphaessa en textos antiguos, lo que significa «claro». Los eruditos creen que Theia se llama Eurphaessa en relación con la brillante extensión de la atmósfera superior de la que Theia era responsable.

Theia se casó con su hermano, el Titán Hiperión. Hyperion es el dios del sol y la sabiduría. Juntos, Theia e Hyperion tuvieron tres hijos que eran todas deidades celestiales que podían manipular la luz.

Theia es la madre de Selene (la luna), Helios (el sol) y Eos (el amanecer). Debido a sus hijos, se hace referencia a Theia como la diosa de quien procedía toda la luz.

¿Quién es Teia?

Pocas fuentes antiguas mencionan Theia. Las pocas referencias que menciona Theia parecen hacerlo solo en relación con sus hijos. Este es el caso de la mayoría de los Titanes. Las referencias más notables a Theia aparecen en las Odas de Píndaro, la Teogonía de Hesíodo y el Himno homérico a Helios.

La diosa Titán de la luz, Theia, a menudo se representa con cabello largo y rubio y piel clara. Está rodeada de luz o sosteniendo la luz en sus manos. A veces, se representa a la Titaness con rayos de luz que emite su cuerpo con imágenes del sol y la luna que se cree que representan a sus hijos.

Theia es la hija mayor de las eternas deidades primordiales de la madre tierra y el cielo. Theia a menudo se conoce como la Euryphaessa de ojos claros en los textos antiguos. Se cree que Theia reemplazó al dios primordial Aether y, como tal, fue responsable del aire limpio y reluciente de la atmósfera superior.

Según las Odas de Píndaro, Theia es una diosa de muchos nombres. Los antiguos griegos creían que Theia, a veces llamada Thea, era la diosa de la visión y la luz. Thea se pone a la vista. Los antiguos griegos creían que podían ver debido a los rayos de luz que emitían sus ojos. Esta creencia puede ser la razón por la que Theia se asoció con la luz y la vista.

Según el poeta Píndaro, Theia no era solo una diosa de la luz. Theia era la diosa que otorgaba oro, plata y gemas. Otro poder que poseía Theia era la capacidad de manipular la luz en relación con gemas y metales preciosos.

Theia fue responsable de hacer que las piedras preciosas y los metales preciosos brillaran y brillaran, razón por la cual Theia está asociada con cosas que brillaban en el mundo antiguo.

Como diosa de la vista, los antiguos griegos creían que Theia también era la diosa de la sabiduría. Theia era una diosa brillante, al igual que sus hermanas Phoebe y Themis. Se cree que Theia tenía un santuario brillante en Tesalia. Sin embargo, sus hermanas eran más famosas como deidades proféticas, con Phoebe asociada con un santuario en Delfos.

Los dioses primordiales

Como todos los sistemas de creencias, los antiguos griegos buscaron una manera de dar sentido al mundo en el que vivían. Los antiguos griegos crearon dioses primordiales para personificar la existencia y los procesos de la naturaleza que les resultaban difíciles de entender.

Del vacío que era el Caos, Gaia no fue la única diosa primordial en emerger. Gaia nació, junto con Tartarus, el dios del abismo o el inframundo, Eros, el dios del deseo, y Nyx, el dios de la noche.

Gaia luego dio a luz a Hemera (día), Urano (cielo) y Ponto (mar). Gaia luego se casó con su hijo Urano. De las personalidades de la tierra y el cielo, surgieron Theia y sus hermanos, los Titanes.

La mitología griega se convirtió en un panteón complejo, comenzando con los dioses primordiales y sus hijos. Gaia y Urano tuvieron doce hijos juntos. Eran: Oceanus, Tethys, Hyperion, Theia, Coeus, Phoebe, Cronus, Rhea, Mnemosyne, Themis, Crius y Iapetus.

¿Quiénes son los Doce Titanes en la mitología griega?

Theia es una de las doce deidades de Titán que se encuentran en la mitología griega. Los titanes eran los hijos de los dioses primordiales Gaia y Urano. Según el mito griego de la creación, tal como lo registra Hesíodo en la Teogonía: de la nada que era Caos surgió Gaia, la madre tierra, y comenzó el universo.

Es relevante notar que la explicación de Hesíodo para el comienzo del universo es uno de los muchos mitos de la creación que se encuentran dentro de la mitología griega.

Theia e Hiperión

Theia se casó con su hermano Titán, Hyperion, dios del sol, la sabiduría y la luz celestial. Vivían con el resto de sus hermanos en el monte Othrys. El monte Othrys es una montaña en el centro de Grecia, que se dice que es el hogar de los dioses titanes.

Los antiguos griegos creían que Theia e Hyperion trabajaron juntos para traer la vista a la humanidad. De la unión de Theia e Hyperion surgió toda la luz.

Los tres hijos de Hyperion y Theia eran deidades celestiales. Sus hijos son Selene (la luna), Helios (el sol) y Eos (el amanecer). Selene, Helios y Eos son vistos como la personificación del proceso natural que representan.

Se dice que Selene montaba un carro tirado por la luna a través del cielo todas las noches. En Eos, se dice que montó un carro desde el borde de Oceanus para abrir las puertas del amanecer, desterrar la noche y despejar el camino a Helios. Helios también se levantó de Oceanus todos los días.

Theia y sus hermanos titanes

Los titanes no fueron los únicos hijos producidos por Gaia y Urano. Gaia dio a luz a tres hijos de Cíclope, a quien Urano aprisionó en lo más profundo del inframundo. Gaia no podía perdonar a Urano por esto, por lo que Cronos, el hermano menor de Gaia y Theia, trató de derrocar a Urano.

Cuando Cronos mató a Urano, los Titanes gobernaron el mundo y Cronos marcó el comienzo de una Edad de Oro para la humanidad. La Edad de Oro fue una época de gran paz y armonía donde todos prosperaron. Cronos se casó con su hermana Titán Rea. Sería uno de sus hijos quien acabaría con el reinado de los titanes.

Una profecía para contar que Cronos cayó en manos de uno de sus hijos, como su padre antes que él. Debido a esta profecía, Cronos desechó a cada uno de sus hijos al nacer y los encerró en su vientre.

Cuando Cronos conspiró con Gaia para derrocar a su padre, prometió liberar a sus hermanos del Tártaro, lo cual no hizo. Esto enfureció a Gaia, así que cuando Rea dio a luz a su sexto hijo, Gaia y Rea escondieron al niño de Cronos en Creta con la esperanza de que algún día liberaría a Cronos.

El niño era un hijo llamado Zeus. Primero, Zeus encontró una manera de liberar a sus hermanos del estómago de su padre. Incluso con la ayuda de sus hermanos y hermanas revividos, Hera, Hades, Poseidón, Hestia y Deméter, los atletas olímpicos no pudieron derrotar a los titanes.

Zeus luego liberó a los niños encarcelados de Gaia de Tarturas. Zeus y sus hermanas Theia cumplieron la profecía y derrotaron a Cronos después de una guerra de 10 años.

Theia y la Titanomaquia

Lamentablemente, lo que sucedió durante la mítica Titanomaquia se ha perdido en la antigüedad. Poco se sabe sobre las grandes batallas que tuvieron lugar durante este momento cataclísmico en la mitología griega. El conflicto se menciona en otras historias sobre los dioses griegos y la Teogonía de Hesíodo.

Lo que sí sabemos es que cuando comenzó la guerra entre los nuevos dioses del Olimpo y los antiguos dioses del monte Othrys, las titanes hembras no luchaban contra sus hermanos. Theia, como sus hermanas, se mantuvo neutral. No todos los titanes masculinos lucharon junto a Cronos tampoco. Oceanus, como sus hermanas, permaneció neutral.

La guerra duró diez años y destruyó el mundo humano. Se dice que el aire ardió, y que los mares hirvieron mientras la tierra temblaba. Fue entonces cuando Zeus liberó a los hermanos de Theia del Tártaro. Los cíclopes y los maravillosos hijos de Gaia, conocidos como Hecatonchaires, ayudaron a los olímpicos a derrotar a los titanes.

Los cíclopes construyeron la acrópolis donde vivirían los dioses olímpicos. Los cíclopes también fabricaron armas para los atletas olímpicos. Los Hecatonchaires regresaron a Tarturas para proteger a sus hermanos encarcelados.

¿Qué pasó con Theia?

Theia permaneció neutral durante la guerra para que no fuera encarcelada en el Tártaro como sus hermanos que lucharon contra los olímpicos. Algunas de las hermanas de Theia tuvieron hijos con Zeus, mientras que otras han desaparecido de los registros. Después de la guerra, Theia desaparece de las fuentes antiguas y solo se la menciona como la madre del Sol, la Luna y el Amanecer.

Los dioses olímpicos que presidían a los hijos de Theia Selene y Helios quedaron en último lugar. Apolo fue reemplazado por Helios como el dios del sol, y Selene por Artemisa, la hermana gemela de Apolo y diosa de la caza. Eos, sin embargo, jugó un papel importante en la mitología griega.

Eos fue maldecido por Afrodita, la diosa olímpica del amor, después de que Ares, dios de la guerra, el amante de Afrodita, y Eos tuvieran una aventura. Afrodita maldijo a Eos porque nunca podría encontrar el amor verdadero. Eos siempre estuvo enamorado, pero no duraría para siempre.

Eos tuvo varios amantes y tuvo muchos hijos. Eos es la madre de Memnon, el rey de Etiopía que luchó con el legendario héroe Aquiles durante la Guerra de Troya. Quizás Eos escapó del destino de su madre Theia porque no solo fue recordada por los niños que dio a luz.


J. Oscar

Lector y escritor apasionado por la historia de la humanidad, la filosofía y la ciencia. Dedico múltiples horas de mi efímera existencia a analizar y comprender los hechos (relevantes o no) de nuestra historia colectiva.

Deja un comentario