Saturno: el dios romano de la agricultura 

Si has leído sobre la mitología romana y sus dioses, probablemente hayas oído hablar de Saturno antes, probablemente en relación con los festivales dedicados al dios de la agricultura. Asociado con la agricultura, la cosecha, la riqueza, la abundancia y el tiempo, Saturno era uno de los dioses más poderosos de los romanos arcaicos.

Como muchos de los dioses romanos, se fusionó con uno de los dioses griegos después de que los romanos conquistaran Grecia y se enamoraran de su mitología. En el caso del dios de la agricultura, los romanos identificaron a Saturno con Cronos, el gran dios Titán.

Saturno: dios de la agricultura y la riqueza

Saturno era la principal deidad romana que gobernaba la agricultura y la recolección de cultivos. Debido a esto, se le asoció con el dios griego Cronos, quien también era el dios de la cosecha. Sin embargo, a diferencia de Kronos, su equivalente romano, Saturno, mantuvo su importancia incluso después de su caída y todavía era ampliamente adorado en Roma.

Esto puede deberse en gran parte a la fiesta dedicada a él llamada Saturnalia, la más popular en la sociedad romana. La posición de Saturno como el dios patrón de la agricultura y el festival del solsticio de invierno significaba que también estaba asociado hasta cierto punto con la riqueza, la abundancia y la disolución.

¿Qué significa ser un dios de la agricultura y la cosecha?

A lo largo de la historia antigua ha habido dioses y diosas de la agricultura que la gente adoraba por cosechas abundantes y saludables. Era la naturaleza de las civilizaciones precristianas orar a una variedad de dioses «paganos» para recibir bendiciones. Dado que la agricultura era una de las profesiones más importantes de la época, no es de extrañar que hubiera muchos dioses y diosas de la agricultura.

Entonces tenemos a Deméter para los antiguos griegos y su contraparte, la diosa romana Ceres, como diosas de la agricultura y la tierra fértil. La diosa Renenutet, que también era, curiosamente, una diosa serpiente, era muy importante en la mitología egipcia como diosa de la comida y la cosecha. Xipe Totec, de los dioses aztecas, era el dios de la renovación que ayudaba a cultivar semillas y llevar comida a la gente.

Por lo tanto, es evidente que los dioses agrícolas eran poderosos. Ambos eran respetados y temidos. A medida que la gente cultivaba su tierra, buscaba a los dioses para que ayudaran a que las semillas crecieran y mantuvieran la tierra fértil e incluso el clima favorable. Las bendiciones de los dioses significaban la diferencia entre una buena cosecha y una mala cosecha, entre la comida y el hambre, entre la vida y la muerte.

contraparte del dios griego Kronos

Después de que el Imperio Romano se extendiera por Grecia, adoptaron varios aspectos de la mitología griega. Las clases más ricas incluso tenían tutores privados de griego para sus hijos. Por lo tanto, muchos de los antiguos dioses griegos se convirtieron en uno con los dioses romanos preexistentes. El dios romano Saturno estaba asociado con la antigua figura de Kronos, ya que ambos eran deidades agrícolas.

Debido a este hecho, la mitología romana tomó muchas de las historias sobre Kronos y también las atribuyó a Saturno. No hay evidencia de que tales historias sobre Saturno existieran antes de que los romanos entraran en contacto con los griegos. Ahora encontramos historias sobre Saturno tragándose a sus hijos por miedo a la usurpación, y sobre la guerra de Saturno con su hijo menor, Júpiter, el más poderoso de los dioses romanos.

También hay relatos de la Edad de Oro en la que Saturno gobernó al igual que la Edad de Oro de Kronos, aunque la Edad de Oro de Saturno difiere significativamente de la época en que Kronos gobernó el mundo. Cronos fue desterrado por los dioses olímpicos para ser prisionero en el Tártaro después de que Zeus lo derrotara, pero Saturno huyó al Lacio para gobernar a la gente allí después de su derrota a manos de su poderoso hijo. Saturno también fue considerado mucho menos cruel y más alegre que Kronos y siguió siendo un dios popular entre los romanos incluso después de su caída y derrota.

Saturno también comparte la soberanía sobre el tiempo, como Cronos antes que él. Tal vez sea porque la agricultura está tan estrechamente relacionada con las estaciones y el tiempo que no se pueden separar. El significado real del nombre «Cronus» era tiempo. Si bien es posible que Saturno no haya tenido originalmente este papel, se le ha asociado con este concepto desde su fusión con Cronos. Incluso puede haber sido la razón por la cual el planeta Saturno recibió su nombre.

Orígenes de Saturno

Saturno era hijo de Terra, la madre tierra original, y Caelus, el poderoso dios del cielo. Eran los equivalentes romanos de Gaia y Urano, por lo que no está claro si esta mitología existió originalmente en la historia romana o fue adoptada de la tradición griega.

Ya en el siglo VI a.C. los romanos adoraban a Saturno. También creían que Saturno gobernó una vez durante una Edad de Oro y enseñó a las personas que gobernó sobre la agricultura y la agricultura. Por lo tanto, su personalidad tenía un lado muy benévolo y cariñoso como lo veía la gente de la antigua Roma.

Etimología del nombre Saturno

El origen y significado del nombre «Saturno» no está del todo claro. Algunas fuentes dicen que su nombre se derivó de la palabra «satus», que significa «sembrar» o «sembrar», pero otras fuentes dicen que esto era poco probable porque no explica la «a» larga en Saturnus. No obstante, esta explicación al menos vincula al dios con su cualidad más primaria, una deidad agrícola.

Otras fuentes sugieren que el nombre puede derivar del dios etrusco Satre y la ciudad de Satria, una antigua ciudad en Lazio sobre la cual gobernaba la tierra de Saturno. Satre era el dios del inframundo y supervisaba las prácticas funerarias. Otros nombres latinos también tienen raíces etruscas, por lo que esta es una explicación creíble. Quizás antes de la invasión romana de Grecia y su asociación con Cronos, Saturno estaba asociado con el inframundo y los ritos funerarios.

Un alias comúnmente aceptado para Saturno, según la New Larousse Encyclopedia of Mythology, es Sterquilinus o Sterculius, que se deriva de «stercus», que significa «fertilizante» o fertilizante. Posiblemente este era el nombre que usaba Saturno cuando velaba por la fertilización de los campos. En todo caso, algo tiene que ver con su carácter agrario. Para los antiguos romanos, Saturno estaba indisolublemente ligado a la agricultura.

Iconografía de Saturno

Como dios de la agricultura, Saturno a menudo se representaba empuñando la guadaña, una herramienta necesaria para la agricultura y la cosecha, pero también una herramienta asociada con la muerte y los malos augurios en muchas culturas. Es intrigante que Saturno esté asociado con este instrumento, que también parece reflejar la dualidad de las dos diosas que son sus esposas, Ops y Lua.

En pinturas y esculturas, a menudo se lo representa como un anciano con una larga barba gris o plateada y cabello rizado, un homenaje a su edad y sabiduría como uno de los dioses más antiguos. A veces también se le representa con alas en la espalda, lo que podría ser una referencia a las veloces alas de la época. Su apariencia envejecida y el momento de su fiesta al final del calendario romano y seguido por el año nuevo puede ser una representación del paso del tiempo y la muerte de un año que conduce al nacimiento de uno nuevo.

Adoración del dios romano Saturno

Lo que se sabe sobre Saturno es que Saturno era muy importante para los romanos como dios agrícola. Sin embargo, muchos estudiosos no escriben mucho sobre él porque no tienen suficiente información. Es difícil separar el concepto original de Saturno de las influencias helenizantes posteriores que se deslizaron en la adoración del dios, particularmente porque los aspectos del festival griego de Kronia que celebra a Kronos se incorporaron a las Saturnales.

Curiosamente, Saturno fue adorado según el rito griego en lugar del rito romano. En el rito griego, los dioses y diosas eran adorados con la cabeza descubierta, en contraste con la religión romana donde la gente adoraba con la cabeza cubierta. Esto se debe a que, según la costumbre griega, los dioses mismos se mantenían velados y, por lo tanto, no era apropiado que los adoradores se velaran de manera similar.

Templo

El Templum Saturni o el Templo de Saturno, el Templo de Saturno más conocido, estaba ubicado en el Foro Romano. No está claro quién construyó originalmente el templo, aunque podría haber sido el rey Tarquinius Superbus, uno de los primeros reyes de Roma, o Lucius Furius. El Templo de Saturno se encuentra al comienzo del camino que conduce a la Colina Capitolina.

Las ruinas del templo siguen en pie hoy y son uno de los monumentos más antiguos del Foro Romano. Originalmente, se suponía que el templo se construiría entre 497 y 501 a. haber sido erigido. Lo que queda hoy son las ruinas de la tercera encarnación del templo, ya que las anteriores fueron destruidas por el fuego. Se sabía que el Templo de Saturno albergaba el tesoro romano y los registros y decretos del Senado romano a lo largo de la historia romana.

Según el antiguo escritor y filósofo romano Plinio, la estatua de Saturno en el templo estaba llena de aceite y sus pies estaban atados con lana. La lana solo se quitaba durante el festival Saturnalia. El significado detrás de esto es desconocido para nosotros.

Fiestas para Saturno

Uno de los festivales romanos más importantes, llamado Saturnalia, se celebraba en celebración de Saturno durante el solsticio de invierno. Saturnalia, celebrada al final del año según el calendario romano, era originalmente un día festivo el 17 de diciembre antes de expandirse gradualmente a una semana. Este fue el momento en que se sembró el maíz de invierno.

Durante el Festival de Saturno hubo una celebración de armonía e igualdad, en consonancia con la mítica Edad de Oro de Saturno. La distinción entre amo y esclavo se hizo borrosa y a los esclavos se les permitió sentarse en las mismas mesas que sus amos, a veces incluso sirviéndoles. Había banquetes y juegos de dados en las calles, y se elegía un rey fingido o rey del desgobierno para reinar durante la fiesta. Las togas blancas tradicionales se dejaron de lado por prendas más coloridas y se intercambiaron regalos.

De hecho, el festival Saturnalia suena muy similar en algunos aspectos a la Navidad más moderna. Porque a medida que el Imperio Romano se hizo más y más cristiano, se apropiaron de la fiesta para celebrar el nacimiento de Cristo y lo celebraron de manera similar.

Saturno y Lacio

A diferencia de los dioses griegos, cuando Júpiter ascendió a gobernante supremo, su padre no fue encarcelado en el inframundo, sino que huyó a la tierra humana del Lacio. En el Lacio, Saturno gobernó la Edad de Oro. Se decía que el área donde se asentó Saturno sería la futura ubicación de Roma. Fue recibido en Lacio por Jano, el dios de dos cabezas, y Saturno enseñó a la gente los principios básicos de la agricultura, la siembra de semillas y el cultivo.

Fundó la ciudad de Saturnia y gobernó sabiamente. Esta fue una era pacífica y la gente vivía en prosperidad y armonía. Los mitos romanos dicen que Saturno ayudó a la gente del Lacio a dejar un estilo de vida más «bárbaro» y vivir según un código civil y moral. Algunos relatos incluso se refieren a él como el primer rey de Lacio o Italia, mientras que otros lo ven más como un dios inmigrante que fue expulsado de Grecia por su hijo Júpiter y se estableció en Lacio. Algunos lo consideran el padre de la nación latina, habiendo engendrado a Picus, ampliamente reconocido como el primer rey del Lacio.

También se dice que Saturno reunió las razas salvajes de ninfas y faunos de las regiones montañosas y les dio leyes, como lo describe el poeta Virgilio. Por lo tanto, en muchas historias y cuentos de hadas, Saturno se asocia con estas dos razas míticas.

Mitología romana con Saturno

Una forma en que los mitos romanos difieren de los mitos griegos es que la edad de oro de Saturno se produjo después de su derrota a manos de Júpiter, cuando llegó al Lacio para vivir entre la gente y les enseñó las formas de enseñar las cosechas y la cosecha de cereales. . Los romanos creían que Saturno era una deidad benévola que enfatizaba la importancia de la paz y la igualdad, y todas estas son cosas a las que rinde homenaje el festival Saturnalia. Como tales, contrastan fuertemente con su comportamiento hacia sus propios hijos.

Estas contradicciones en la caracterización de los dioses son muy comunes, ya que las culturas y religiones antiguas se prestan unas a otras y se apropian de sus diferentes mitologías. Entonces tenemos un Saturno romano que a veces parece de naturaleza muy diferente a su contraparte griega, pero aún está asociado con las mismas historias.

Las dos esposas de Saturno

Saturno tenía dos esposas o diosas consortes, cada una de las cuales representaba dos lados muy diferentes de su carácter. Estas dos diosas eran Ops y Lua.

operaciones

Ops era una deidad sabina de la fertilidad o diosa de la tierra. Cuando se sincretizó en la religión griega, se convirtió en el equivalente romano de Rea y, por lo tanto, en hermana y esposa de Saturno e hija de Caelus y Terra. Se le concedió el estatus de reina y se creía que era la madre de los hijos de Saturno: Júpiter, dios del trueno; Neptuno, dios del mar; Plutón, regente del inframundo; Juno, Reina de los Dioses; Ceres, diosa de la agricultura y la fertilidad; y Vesta, diosa del hogar y el hogar.

Ops también tenía un templo dedicado a ella en la Colina Capitolina y festivales en su honor el 10 de agosto y el 9 de diciembre llamados Opalia. Algunas fuentes dicen que ella tenía otro consorte, Consus, y estos festivales incluían actividades celebradas en su honor.

Dos

En oposición directa a la diosa de la fertilidad y la tierra, Lua, a menudo conocida como Lua Mater o Lua Saturni (la esposa de Saturno), era una antigua diosa italiana de la sangre, la guerra y el fuego. Era la diosa a la que los guerreros romanos sacrificaban sus armas ensangrentadas. Esto estaba destinado tanto a apaciguar a la diosa como a limpiar a los guerreros de las cargas de la guerra y el derramamiento de sangre.

Lua es un personaje misterioso del que no se sabe mucho más. Era mejor conocida como la consorte de Saturno y algunos han sugerido que pudo haber sido otra encarnación de Ops. En cualquier caso, su simbolismo puede haber estado en su apego a Saturno porque era el dios del tiempo y la cosecha. Por lo tanto, Lua significó un final donde Ops significó un comienzo, los cuales son importantes en lo que respecta a la agricultura, las estaciones y el año calendario.

Los hijos de Saturno

Con la asociación de Saturno y Cronos, también se difundió el mito de que Saturno devoraba a sus propios hijos con su esposa Ops. Los hijos e hijas de Saturno que comió fueron Ceres, Vesta, Plutón, Neptuno y Juno. Ops salvó a su sexto hijo, Júpiter, cuyo equivalente griego era Zeus, al presentarle a Saturno una gran piedra envuelta en pañales para que la tragara. Júpiter finalmente derrotó a su padre y revivió a sus hermanos antes de establecerse como el nuevo gobernante supremo de los dioses. La escultura de Simon Hurtrelle, Saturno devorando a uno de sus hijos, es una de las muchas obras de arte que representan este famoso mito.

La conexión de Saturno con otros dioses

Saturno ciertamente está asociado con Satre y Cronos, dándole algunas de las facetas más oscuras y crueles de esos dioses. Pero no son los únicos. En la traducción, los romanos asociaron a Saturno con dioses de otras culturas que se consideraban despiadados y severos.

Saturno se identificaba con Baal Hammon, el dios cartaginés al que los cartagineses dedicaban sacrificios humanos. Saturno también se equiparaba con el Yahvé judío, cuyo nombre era demasiado sagrado para pronunciarlo en voz alta, y cuyo sábado se menciona en un poema de Tibulo como el día de Saturno. Probablemente así es como surgió el nombre posterior de sábado.

Legado de Saturno

Saturno sigue siendo una parte integral de nuestras vidas hoy, incluso si no pensamos en ello. El dios romano que dio nombre al día de la semana sábado. Parece adecuado que él, que ha estado tan asociado con la celebración y la alegría, sea el que ponga fin a nuestras ocupadas semanas. Por otro lado, también es homónimo del planeta Saturno, el sexto planeta desde el sol y el segundo más grande del sistema solar.

Es interesante que los planetas Saturno y Júpiter estén uno al lado del otro debido a la posición única en la que se ubicaron los dioses. Padre e hijo, enemigos, desde que Saturno fue desterrado del reino de Júpiter, los dos están conectados de cierta manera, que es la forma apropiada de que los dos planetas más grandes de nuestro sistema solar orbiten uno al lado del otro.

En la antigüedad, Saturno era el planeta más distante conocido ya que aún no se habían descubierto Urano y Neptuno. Por ello, los antiguos romanos lo conocían como el planeta que más tiempo tardaba en orbitar alrededor del sol. Quizás los romanos consideraron adecuado nombrar al planeta Saturno en honor al dios del tiempo.



J. Oscar

Lector y escritor apasionado por la historia de la humanidad, la filosofía y la ciencia. Dedico múltiples horas de mi efímera existencia a analizar y comprender los hechos (relevantes o no) de nuestra historia colectiva.

Deja un comentario